miércoles, 28 de julio de 2010

Dedicatorias de Ámbar Past 1949 poeta USA nacionalizada mexicana

Dedico este poema a los hombres que nunca se acostaron conmigo
a los hijos que no tuve
a los poemas que nadie escribió

Dedico este poema a las madres que no amaron a sus hijos
A las que murieron en hoteles
sin que nadie las acompañara

Lo dedico al autor de las pintas en los muros
Al hombre y a la mujer
Al torturado anónimo
Al que nunca dijo ni su nombre

Dedico este poema a los que gritan de dolor
y también a las parturientas
A los que gritan en la terminal de autobuses

en los portales del mercado

Lo dedico a los suicidas
A los poetas
que viven olvidados en alguna antología
Al que lava cadáveres
A las mujeres que se acuestan con todos
A los que siempre duermen solos

Dedico este poema a las comadres y a los compadres
que hacen el amor y se convierten en piedra
A los que se bañan con jícara
en Viernes Santo y se vuelven peces
Al hombre que quiso ser zopilote
y a los que sueñan que pueden volar

Dedico este poema al Señor de la Noche Estrellada
A la Guacamaya de Fuego
Al Llanto de las Moscas
A la Lluvia Verde
Al que Guarda la Miel
A la Hermandad de los Hermanos Menores
Al de la Máscara que Llora
Al Rugoso Caracol de Tierra
Al Vertedor de los Cuatro Rincones
A los Juntadores de Corteza para Preparar el Vino Ceremonial.

Lo dedico al que toca la flauta y el tambor cuando van a lavar
[los paños en el ojo de agua
A la que chapotea en las cascadas y se moja el pelo con
[agua de lirios
A la que da el pecho a su hijo en el cañaveral
A los que buscan el arco iris en el aceite de los charcos
A los remeros que inventan el canto con sus brazos
A los que lavan el nixtamal bajo la lluvia
A las que acarrean el agua en cántaros
y caminan por la carretera

A la niña viendo luciérnagas
A la niña con el candil en la mano
A los chamacos que saltan con el rastrojo en llamas
A los que corren sobre el fuego
entierran a sus muertos en la cocina
y cantan entre los escombros
Al que engaña a su muerte en las camas de los moribundos
Al que baja de los cerros para no quemarse con las estrellas
Al que agarra la mano de la muerte y baila con ella
A las que tienen muchas nueras y cargan iguanas en sus cabezas
A los colochos que venden nieve en tierra caliente
A los camaroneros divisando el cometa de madrugada
Al que arremanga su camisa y pide un hacha
A la que vende tamal de bola, de mumu y chipilln
A los que cortan elote tierno para comerlo crudo
y amarran la pata del perro que roba pollo
A los que hacen las maracas
y matan por amor
A los que se avientan al hoyo en el entierro de un amigo
Al poeta que no puede bajar del techo por estar tan enamorado

Al que hace lo que puede
Dedico este poema a los que no frecuentan cafés
ni piscinas ni saben hablar por teléfono
A los que no entran en los bancos
ni salen en la tele
A las de la primaria vespertina
que reciben declaraciones de amor con faltas de ortografía
A los poetas que nunca empiezan a escribir
A los meseros que tragan su dignidad
A las viejas que lavan ajeno
A las que no se atreven a opinar
ni a levantar la voz
A las que no pueden estar felices sin el consentimiento del macho
A los que se tiran al suelo y tragan su lengua entre la multitud
A las que duermen con sus delantales puestos
y piensan en el quehacer mientras sus maridos eyaculan prematuramente

A las que se levantan a oscuras en galeras de palma
A las que tortean en jacales
A la que se quemó su pelo
y manchó de tizne su falda
A los que asolean chilacayotes en su tejado
y no tienen sillones

A los que arrullan a sus hijos en tzotzil
y traen mugre bajo las uñas
A los pepenadores
A los que chaporrean
A los que siembran nopales y comen tortilla con sal
Al sereno que también trabaja de día
A la de la chancla rota que tiende cien camas cada mañana
Al viejo sin dientes que merca chicle en la playa
A los que viajan parados a la tierra del cacao
A las que traen las caras negras
y la cicatriz del llanto en su sordera

Dedico este poema al hombre encadenado
A los niños golpeados
A los hijos de alcohólicos
A las que cuidan a las criaturas de otros y ven a las suyas cada quincena
A la que trapea en el colegio y no sabe firmar su nombre
A las que comen en la mesa del hospicio
A los tullidos que se acurrucan junto al horno en alguna panadería
A los que atienden los baños públicos
y barren las calles al amanecer
A las que bailan en cabaretes
y están hartas


Dedico este poema al amasador de adobes que muere en la casa
[que construyé para otro
Al poeta en su velorio con la boca cerrada para siempre
A los que se escaparon de noche cuando el
[volcán sepultó su iglesia
A los vecinos que ya enterraron a sus hijos
uno tras otro como los años que pasan
A los que han tenido que vender a sus hijos
[su sangre y su sexo

A los que nada tienen que perder

Dedico este poema a los peones acasillados que
[invaden las tierras del patrón
A los que cavan túneles debajo del dinero
A los que prenden lumbre al ingenio
A los que no echan sombra y sin luna
[contemplan los puentes
A los niños de trece años que se alzan a
[la guerrilla
y conocen mujer por primera vez en la
[montaña
Para los dos heridos
Para Las Pelonas
Al tacuazín de Olga
A los chuchos apaleados

A niños que nacen en países donde la
[verdad está prohibida por ley
A los que han adoptado otro nombre
y llevan años sin saludar a la familia
A los que nunca durmieron en la misma cama
y comparten la fosa común

Dedico este poema a la madre que busca a
[su hijo en el anfiteatro
entre otros poemas decapitados
A la que no puede decir cuál cadáver es el suyo
y se despide de cada uno con un abrazo.




(*) Ámbar Past nace en Estados Unidos en 1949 y se naturaliza mexicana en
1985. Ha pasado la mitad de su vida en Chiapas, principalmente en las zonas
rurales de Los Altos. Sus primeros libros fueron escritos en tzotzil: Sloíil
jchiltaktik y Bon. En español ha publicado Yayamé, 1982, Mar inclinada,
1986, Nocturno para leñateros, 1989, The Sea on Its Side, 1992, y Caracol de
tierra, 1994, Dedicatorias, 2003, y un cuento infantil, El bosque de
colores, 1992. Durante 30 años trabajó en la recopilación y traducción de
cantos rituales de mujeres tzotziles que aparecen en los libros bilingües
Conjuros y ebriedades, 1998, Incantations By Mayan Women, 2004, y Disco de
los conjuros, 2004.

Ámbar Past ha trabajado como maestra de tintes naturales y es fundadora de
la editorial indígena Taller Leñateros y directora de la revista de arte y
literatura La Jícara. Actualmente prepara un libro de cuentos y otro de
poesía.

(Gentileza del colega periodista y poeta mexicano Salvador Tió).

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hi Folks!

I wanted to share with you a wonderful site I just came across teaching [url=http://www.kravmagabootcamp.com][b]Krav Maga[/b][/url] Online If you guys have seen the Discovery Channel TV Show called Fight Quest you would have seen their chief instructor Ran Nakash there featured on their [url=http://www.kravmagabootcamp.com][b]Krav Maga[/b][/url] segment. Anyways, let me know what you think. Is training via the internet something you would do?


cheers

Steve

Jael Uribe dijo...

Hola, soy Jael Uribe, te invito a mi proyecto http://mujerespoetasinternacional.blogspot.com

TALLER DE LECTURA DIRIGIDO POR LA POETA VERÓNICA ZONDEK EN LA CORPORACIÓN CULTURAL DE VALDIVIA

TALLER MEDIADORES DE LA LECTURA EN LA UNIVERSIDAD AUSTRAL DE CHILE, VALDIVIA.

fotos visita manuel moraga

DÍA DEL LIBRO, LOS LAGOS, INAUG. BIBLIOTECA Y TALLERES EN LA ESC.FRANCIA Y LICEO A. BLEST GANA

DÍA DEL LIBRO EN RÍO BUENO

ANA ROSA BUSTAMANTE MORALES

ANA ROSA BUSTAMANTE MORALES
DESDE VALDIVIA UN BRINDIS POR EL POETA JUAN CAMERON QUIEN PROLOGÓ MI LIBRO Y LO PRESENTÓ EN VALPARAÍSO.

patria querida f. ubiergo

http://www.youtube.com/watch?v=Fam2dRuBR2g

Salvador Allende
Algo en forma de pez coleando se vino a mi cuerpo, un relámpago estalló universos adentro, una estrella de una punta se metió entre mis piernas, luego salió hecho un niño con ojos que miran, una boca que mama, unas manitos que indican, algo me va balbuceando ... mi asombro hasta hoy dura, por eso escribo, si quieres llamarlo, poesía ¡

ana rosa bustamante m.

¿Qué es la poesía?


Es tejer con el lenguaje la vida. Tejer lo que se te viene al alma, lo que se acerca con cautela a tus ojos, lo que te sorprende en la multitud donde todo se confunde, lo que golpea tu sien y te mantiene contemplando con la sangre de tu cuerpo y no entiendes. Poesía es el placer de enmarañar la pena y la dicha en un nudo vital, inevitablemente. Es encontrar en la eufonía del verbo cómo te destroza la piedra y cómo la brisa te agrieta la piel. Hacer canción con una materia de hilos emociones sin nombre que te surgen de un lugar incógnito o en un tembloroso párpado.

Cuando era una niña en Antofagasta olía las algas en la arena blanca de la playa y una transparencia única del agua, y hoy punzan partículas blancas pegadas a la piel de mis piernas, recuerdo el sonido del mar porque mi casa estaba cerca y ahora cuando escucho la lluvia, huelo sombras transparentes con un rumor a pez de brumas. Curiosamente, hilo con el mar el cielo, hilo casas de alerces imbricadas de desiertos, espejismos en la ruta, bajo grisuras calientes, ruinas de Huanchacas que esconden torreones Canelos, las carpas de los Changos con territorios de araucarias y lengas.

Poesía es lo que tú quieras, todo lo que yace en ti y en esta tierra, y tengas conciencia de qué puedes cambiar.


Ana Rosa Bustamante M.

Valdivia

CECILIA VICUÑA Poeta chilena (1948)

Maukie - the virtual cat

PATRIA QUERIDA F. UBIERGO.

http://www.youtube.com/watch?v=Fam2dRuBR2g